El Viaje del Héroe, herramienta escencial para escritores de viajes

«Todo viaje es circular […]. Después de todo, un grand tour no es más que la manera de regresar a casa del hombre de genio».

El Gran Bazar del Ferrocarril, Paul Theroux (1941 – actualidad).

La historia de un personaje que sale de viaje, confronta a sus mayores desafíos, se transforma y regresa a casa, ya nos las han contado muchas veces pero, ¿Sabes por qué siempre funciona?

Hablemos de El Viaje del Héroe, una de las herramientas para escritores de viajes más poderosas que te ayudará a contar tus crónicas como un gran narrador. Esto es para ti, que tienes una historia de viajes qué contar pero no sabes por dónde empezar.

La estructura narrativa: El mapa de cualquier historia de viajes

Una estructura narrativa es una forma de contar una historia que se inspira en un patrón de eventos que “hipotéticamente” se repiten en la vida. Es como un mapa que te va diciendo el órden de los eventos y que funciona principalmente porque las personas nos podemos identificar ya sea con el personaje o con la aventura que éste realiza.

«Es imposible tomar un tren o un avión sin tener la fantasía de uno mismo como el gran héroe que emprende la búsqueda de una princesa encantada o las aguas de la vida»

W. H. Auden (1907-1973),

En la historia, el personaje comienza en un punto, toma la decisión de darle un giro a su vida de 360 grados, hasta volver a terminar en el punto inicial. Lo que pasa en el giro es la odisea que transformará a nuestro personaje durante su recorrido y le dará un nuevo órden a su vida. 

El origen de todas las historias

La estructura más popular que relata esta sucesión de eventos es la del Viaje del Héroe, desarrollada por Joseph Campbell en su libro “El Héroe de las Mil Caras”, también conocido como “monomito” para describir cómo desde los orígenes de la literatura, los mitos fueron creados bajo una sola estructura narrativa repetitiva. 

Una estructura narrativa es una herramienta muy antigua… Tanto, que sus orígenes se remontan a la época de Aristóteles, quien dijo que todas las historias tenían un principio, un nudo y un desenlace.  

Siglos después, se siguen desarrollando varias vertientes del que fue el pionero de la estructura narrativa. En un principio se popularizó en la literatura, pero ahora han surgido nuevas formas de escribir guiones en el cine (Estructura de 3 actos, Save the Cat, el círculo de Dan Harmon, entre otros).

El boom llegó cuando se empezó a analizar una historia en más que un principio, un nudo y un desenlace. Se dieron cuenta incluso que los tipos de personajes y las formas en que cada evento suceden se repiten.  

La evidencia más clara y clásica en literatura la tendrías si analizas la Odisea de Homero. La más popular en cine es Star Wars o El Señor de los Anillos

Cada evento en el monomito tiene características independientes que encaminan al personaje hacia un fin. Estos serán descritos de manera sencilla a continuación.

Si te gustaría saber más del libro o de esta herramienta para escritores de viajes, entra a este enlace

El orden de los factores sí afecta al producto

El viaje del héroe, herramienta para escritores de viajes

  • Mundo ordinario: El viaje del héroe comienza antes del viaje. Su cotidianidad, que se rompe con un incidente.
  • Llamado a la aventura: El incidente despierta en él una oportunidad de tomar un camino diferente. 
  • Rechazo del llamado: Cuando el héroe en un principio se resiste al cambio. 
  • Encuentro con el mentor: El héroe encuentra un guía que lo prepara para el viaje y le advierte del futuro. 
  • Cruce del umbral: El héroe decide tomar el viaje. 
  • Pruebas, aliados y enemigos: El héroe se enfrenta a una serie de pruebas, encuentra aliados y enemigos en el camino. 
  • Aproximación a la cueva más profunda: El héroe se enfrenta a sus mayores desafíos y medios.
  • La prueba suprema: El héroe enfrenta su prueba más grande y cambia ya sea positiva o negativamente. 
  • Recompensa: El héroe obtiene un objeto o conocimiento valioso que lo ayudará en el regreso.
  • El camino de regreso: El héroe comienza su viaje de regreso a casa.
  • Resurrección: El héroe enfrenta una última prueba, a menudo de vida o muerte, que lo transforma completamente.
  • Regreso con el elíxir: El héroe regresa a su mundo ordinario con el elíxir, un nuevo conocimiento o habilidad que beneficia a su comunidad.

Cartografía, diseñando nuestro propio mapa

«Julio Cortázar cruzó a Nicaragua muchos años antes. O tal vez sea mejor decir que Nicaragua lo cruzó a él y se le metió muy hondo en el alma. […] Julio Cortázar escribió el cuento Apocalipsis en Solentiname en abril de 1976. […] En él la experiencia se convierte en ficción: lo que comienza como una crónica se convierte hacia el final en algo parecido a un cuento de terror. Lo acontecido realmente deja de pertenecer al viaje. La crónica se reelabora para tratar de ir más allá de lo inmediato, para tratar de entender (y explicar) el mundo. En eso consiste la literatura de viajes, en trascender el lugar y la anécdota, sea cual sea el género o formato».

Una Vida Posible, José Alejandro Adamuz (1976 – ).

En la School of Travel Journalism tuvimos una máster class con José Alejando Adamúz (del texto anterior Una Vida Posible) y aprendimos que los periodistas de viajes muchas veces nos confundimos y erróneamente queremos escribir una crónica o un relato de viajes como si fuera una guía o un itinerario del destino. 

Una crónica de viajes va más allá de un documento turístico, pues muestra las experiencias, impresiones y observaciones de un viajero (ya sea periodista, escritor, guionista…) que realizó todo un recorrido por medio de narrativa, descripción, reflexión y análisis. La idea es que en el mismo escrito se capte la esencia y la atmósfera de lo que vivenció en el viaje. 

Pero la clave está en pensar el viaje como si fuera una experiencia transformadora. Vernos a nosotros mismos como eso personajes “héroes” que tuvimos un recorrido épico y aleccionador. 

Entonces, para poder empezar a escribir sobre viajes, es cuestión de tomar todos los elementos inspiracionales mencionados (experiencias, impresiones, observaciones) y añadirlos a una estructura narrativa, como el Viaje del Héroe. Divide los eventos en una escaleta (lista de eventos resumidos) y elige quiénes son los personajes que intervienen (mentores, aliados, oponentes…). Por último, y no menos importante, toma la libertad de editarlo con tu estilo de escritura y, si lo crees necesario, desordena los eventos de acuerdo a cómo funcione mejor en la narrativa.  

Manos a la obra, usa esta herramienta para escritores de viajes

Lee el siguiente texto y detecta cada uno de los elementos del viaje del héroe. 

Yo no tenía claridad sobre el lugar en donde vivía, solamente “seguía la corriente”. Nunca uno se pone a reflexionar sobre donde está hasta que sale de este. 
En la televisión de la tiendita se anunciaba una beca para estudiar en el extranjero. El único requisito era asistir a la ciudad para inscribirse. 
En un principio no le puse atención, nunca había salido de este pueblo. Sin embargo, la chica de la tiendita que tanto me gustaba me había insistido que la acompañara a inscribirse con ella porque sabía que era posiblemente una gran oportunidad para los dos. 
Quiero aclarar que mi decisión de inscribirme en un inicio se basó completamente en los deseos de ella. Yo nunca imaginé que me dejaría plantado y sería yo y no ella la persona que tomaría el viaje. 
En un momento me quise quedar, pues no tenía expectativas sobre mí mismo ni mi futuro, pero las ganas de salirme de este pueblo fantasma me hicieron tomar mi maleta y salir sin avisar hacia donde decía el anuncio.
Lo único que pasaba en mi cabeza: De seguro si estudio, en algún momento me hago rico y regreso para casarme con la chica de la tiendita. 
El autobús viajó de mi pueblo a otro que estaba a 8 horas de trayecto. En el camino, conocí a un migrante que en poco tiempo se hizo mi amigo. Él me contó que estaba ahí porque quería encontrar mejores condiciones de vida y enviarle dinero a sus familiares.  Yo no tenía un propósito fijo, entonces su historia me conmovió y me hizo reflexionar. 
Llegamos al primer pueblo, y el migrante me convenció para que entre los dos paguemos un hostal. A la mañana siguiente, cuando me levanté, me di cuenta que el maldito migrante me había robado todas mis documentos, mis ahorros y mis boletos de transporte y se había marchado. No pude hacer nada más que emprender un viaje hacia mi siguiente destino a pie, al fin y al cabo, posiblemente en un día llegue a la ciudad. Durante mi camino, conocí a mcuhas personas que me apoyaron y me sacaron del apuro: una mujer que vendía flores a los turistas al triple de precio me ofreció hospedaje; un trailero que me comentó que se tomaba unas pastillas para poder estar despierto durante la noche me acercó a mi destino; a una camarista que trabajaba en un motel de mala muerte me compartió de sus alimentos y un chef de un restaurante para migrantes me dio refugio.
Nunca había convivido con otras personas que no fueran de mi pueblo, entonces sentí que aprendí de todo, de transporte, de turistas, de gastronomía, de historia de los lugares a los que iba… todo parecía que me iba dando una lección hasta que llegué a la ciudad. Resulta que el lugar prometido era toda una farsa. La convocatoria se había cerrado por falta de fondos y en el lugar de recepción de documentos había un policía anunciando que ya no daba el paso a nadie.
Una semana estuve sobreviviendo a ese infierno de ciudad. Sin dinero, un sueño frustrado y posiblemente una promesa de matrimonio con la de la tiendita fallida. Permanecí en la calle unos días hasta que una tarde caminaba por los suburbios y al lado mío sentí una ráfaga de viento. Era el migrante que corría de unas personas que lo estaban persiguiendo. Algo me recordó que estaba ahí parado para encontrar un mejor futuro.
Decidí regresar a casa, por mi bien. No sin antes pasar a saludar a todos los que había conocido en el viaje y de los que mucho aprendí. 
El viaje valió la pena, no por la beca, sino por todas las personas que se me cruzaron en el camino. 
Cuando recién regresé a la casa, le conté a todos mis conocidos lo que había pasado. La chica de la tiendita ya no estaba, me enteré que había migrado también en busca de una mejor vida, como aquel migrante que conocí en el camino.  Días después, me di cuenta que la salida de la chica era para mí la señal para poder salir de nuevo de este pueblo, "en busca de becas" a otras ciudades. 


Como verás, en este texto es muy fácil encontrar los elementos. Un protagonista que vive en un pueblo, se resiste ir a perseguir su sueño, una chica lo convence, en el camino se enfrenta a sus aliados, oponentes y una serie de eventos que lo transformarán y lo guiarán a regresar a casa para luego buscar un nuevo camino. 

Si te gustaría aprender más a profundidad sobre el viaje del Héroe o de otra herramienta para escritores de viaje, echa un vistazo al Máster en Periodismo de Viajes que la School of Travel Journalism tiene para ti. 

Tu viaje hacia un destino transformador comienza ahora.

Leave a Comment

Contacto

School of Travel Journalism

+34 623 98 10 11

hola@schooloftraveljournalism.com

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?